El estrés y la pérdida de peso

Normalmente las personas asocian el estrés con el aumento de peso, debido a que la persona siente una mayor necesidad de comer, tiende a tener mayor cantidad de antojos. Esto es consecuencia del incremento de los niveles de cortisol u hormona del estrés, por lo cual la persona tiende a tener menos auto control sobre lo que ingiere. Pero hay otro grupo de personas que el estrés causa perdida de peso.

Según recientes investigaciones el estrés puede producir pérdida de peso. Éstas afirman que el estrés activa la grasa marrón o grasa buena del cuerpo. Este tipo de grasa, es capaz de aumentar la temperatura corporal mediante la quema de calorías (mediante el proceso de termogénesis), por lo cual se mejora la sensibilidad de la insulina y mejora los niveles de azúcar en la sangre.

Las pruebas que se realizaron para sustentar la hipótesis “el estrés ocasiona pérdida de peso”, se seleccionaron a un grupo de personas y se les pidió resolver una serie de ejercicios matemáticos complejos, luego se les presento un video de relajación.  Durante este proceso, se les tomo una muestra de saliva (para medir los niveles de cortisol) y una termografía infrarroja (para visualizar las zonas donde aumenta el calor de las zonas con grasa marrón).

Cuando el grupo de participantes ejecutaban las pruebas de matemáticas (situación estresante para la mayoría de las personas), hubo un aumento en los niveles de cortisol y un incremento de la temperatura en las zonas de grasa marrón, por lo que confirma que las personas pueden tener una pérdida de peso involuntaria por estrés.  Aunque hay autores que señalan que las mayoría de las personas adultas solo poseen entre cincuenta y cien gramos de grasa marrón, pero, también señalan que en muchos casos, las personas que poseen un bajo Índice de Masa Corporal tienden a poseer una mayor cantidad de grasa marrón.

Cuando se realizan los análisis térmicos en una persona, las zonas que poseen grasa marrón incrementan su temperatura hasta 300 veces sobre la temperatura de cualquier otro tejido. Razón por la cual, se estima que este tipo de grasa es un factor potencial para metabolizar rápidamente la glucosa y los lípidos. Por lo que, el incremento del cortisol como consecuencia del estrés genera una pérdida de peso en el individuo, gracias al estímulo de las zonas de grasa marrón.

Hay que tener presente que se habla de niveles de estrés leve a moderado. Porque cuando se sufre de estrés crónico la salud se ve afectada de forma perjudicial e incrementa las posibilidades de morir antes de tiempo, como consecuencia de alguna condición derivada del estrés crónico.  Aunque hay estudiosos que afirman que el estrés aumenta la esperanza de vida, pero es una de esas situaciones que es mejor no averiguar por cuenta propia. Lo cierto es que existe una relación entre el estrés y la pérdida de peso, que según como se maneje puede ser beneficiosa o no para la persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *