La perdida de peso por depresión y desmotivacion

Si bien es cierto que muchas personas pasan toda su vida buscando la forma milagrosa de bajar de peso, llegar a un peso ideal sin hacer mayor esfuerzo, cuando ocurre una pérdida de peso por enfermedad se vuelve una situación preocupante. Por lo cual, no debe verse la pérdida de peso durante la depresión como un beneficio de ese estado.

La pérdida de peso por la depresión, es un síntoma más del esa condición y como tal debe ser tratada. Este tipo de pérdida de peso excesiva puede traer graves consecuencias al organismo. Debido al debilitamiento del sistema inmunológico, el organismo se encuentra expuesto a contraer otras enfermedades e infecciones que pueden complicar aún más el estado de salud de la persona.

La pérdida de peso rápida por depresión es muy común, ya que son muchos los desórdenes alimenticios que se asocian con este estado. Es común (pero no la norma) que las personas desarrollen trastornos como la anorexia y la bulimia, no todas las personas llegan a esos extremos. Pero lo cierto es que cuando una persona se encuentra deprimida su relación con la comida cambia por completo, por lo que es normal que tienda a perder peso de forma involuntaria.

La pérdida de peso en depresión ocurre porque uno de los principales síntomas que presenta una persona deprimida es la pérdida total o parcial del apetito. La falta de interés, la insatisfacción por todo, el desgano, la tristeza extrema, el aumento del cansancio y la fatiga pueden ocasionar que la persona no quiera hacer ningún tipo de movimiento, por lo cual deja de alimentarse y por ende ocurre la pérdida de peso involuntaria, en muchos casos la persona no es consciente de que ha dejado de comer.

Hay otro tipo de personas que aun cuando comen con regularidad de igual forma tienen una pérdida de peso involuntaria por depresión, en este caso estas personas sufren de un desequilibrio químico que afecta de forma directa las hormonas y las enzimas que intervienen en los procesos  alimenticios. Aunque la persona coma bien o aumente su ingesta de alimentos, de igual manera tiende a bajar de peso por la depresión.

Para evitar la pérdida de peso por la depresión es importante controlar el episodio depresivo. Nunca se debe de ver como una ventaja el bajar de peso por depresión, esta es una condición muy grave que debe ser tratada de inmediato. Si luego de salir del episodio depresivo se quiere bajar de peso, se ha de tomar las medidas pertinentes para lograr el peso ideal de forma saludable.

Para  desvincular la pérdida de peso y la depresión es necesario que la persona se ponga en tratamiento médico de inmediato, de igual manera si siente que su estado de ánimo le impide realizar sus comidas, debe optar por solicitar ayuda para cocinar los alimentos. Una forma de comer durante el episodio depresivo es optar por las comidas que más le gusten y comerlas en porciones pequeñas.

Espero que le guste el articulo , pueden pedir sugerencias un saludo..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *