La pérdida de peso por el trastorno de ansiedad

La pérdida de peso por la ansiedad ocasiona en los adultos una gran pérdida de peso corporal, disminución de la masa muscular, aumento de las probabilidades de contraer una infección y de sufrir un ataque de depresión. Hay que recordar que es normal que el ser humano sufra en algún momento de su vida un episodio de ansiedad, sin importar si la persona tiene una vida acelerada o tranquila. La ansiedad esporádica es normal, ya que es la respuesta del organismo ante una situación peligrosa.

La pérdida de peso por estrés y ansiedad generalizados ocurre porque el cerebro responde de forma física las situaciones que le afectan. Por ejemplo una persona puede experimentar distintos tipos de problemas estomacales, malestar abdominal y una disminución o pérdida del apetito cuando la ansiedad se apodera de ella, lo que tare como consecuencia una pérdida de peso involuntaria por ansiedad.

En una persona ansiosa se estimulan  partes del cerebro, que traen como consecuencia la alteración de los mensajes enviados desde el cerebro hasta el sistema digestivo y la liberación  de hormonas que inhiben el apetito y afectan de forma concreta al sistema digestivo; por lo cual se puede bajar de peso por ansiedad.

Las personas que sufren de este trastorno, tienden a tener ciertos comportamientos que pueden provocar una pérdida de peso involuntaria por ansiedad. Un ejemplo muy claro son las personas que padecen del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), ellas en muchos casos ponen en práctica reglas alimenticias muy rígidas que en muchos casos ocasionan desnutrición. Algo similar ocurren con las personas que tienen ciertos tipos de fobias alimenticias.

Hoy en día, es muy común la pérdida de peso involuntaria por estrés y ansiedad, esto es consecuencia de un ritmo acelerado de vida, por lo que es frecuente que las personas salten una o varias comidas al día, otras comen muy rápido,  toman mucho café o bebidas con altos niveles de cafeína, algunas personas tienden a aumentar la intensidad de las rutinas de ejercicios y no aumentan la ingesta de alimentos, tomar ciertos medicamentos y suplementos alimenticios reducen el apetito e incrementa la pérdida de peso, entre otros. Para evitar la pérdida de peso por ansiedad es necesario hacer ciertos cambios en el comportamiento.

Hay algunos comportamientos que indican que la persona está pasando por un período depresivo, el cual posiblemente haga que la persona tenga una pérdida de peso por ansiedad y depresión,  algunos de estos comportamientos son el insomnio, la pérdida de apetito, la pérdida de peso involuntaria, episodios de ansiedad, mal humor e irritabilidad y otros.

Para combatir la pérdida de peso involuntaria por ansiedad la persona puede realizar una serie de actividades que le permitan manejar de forma efectiva y eficiente la ansiedad, un ejemplo de ello es la práctica de alguna actividad física, hacer meditación, practicar yoga, descansar y tomar unas vacaciones cortas, dormir y descansar lo más posible durante la noche, hacer ejercicios de relajación durante el día, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *